¿Qué son las Constelaciones Familiares?

Las nuevas Constelaciones Familiares son talleres que permiten la compresión y liberación de los patrones de comportamiento que nos hacen sufrir.
Patrones que forman guiones de vida de los cuales muchas veces nos es difícil salir o ni siquiera los vemos, pero hacen nuestra vida más difícil.

Las Constelaciones familiares son un legado de Bert Hellinger y descubren aquellos lastres familiares del pasado que se ponen de manifiesto a través de comportamientos, sentimientos, enfermedades o sucesos repetitivos a lo largo de generaciones.

Son una forma de afrontar y superar acontecimientos no resueltos de nuestra historia personal 

Cuando estas situaciones no se miran, quedan estancadas en  tiempo, e inconscientemente vivimos presos de ellas, mirando emocionalmente el pasado y por consiguiente sin la fuerza, ni la posibilidad de vivenciar lo nuevo.

Estas experiencias de desarrollo personal se caracterizan por ser breves y eficaces, esto significa que una vez que la persona mira aquello a resolver se compromete con el proceso y afronta desde el adulto su existencia, la imagen mental se modifica en forma permanente, liberando a la persona hacia lo nuevo.

De esta manera podemos vivir nuestro presente  plenamente y gestar hoy el futuro deseado, en paz con nosotros mismos y con lo demás.

Los efectos de las Constelaciones Familiares van más allá de la situación resuelta, puesto que al permitir aflorar el potencial de una persona en forma fluida, los resultados que esta persona experimenta en su vida son exponenciales a lo previsto.

Como todo proceso de desarrollo personal esta sujeto a una sincera implicación del individuo con su crecimiento.

¿Quién es Berth Hellinger?

¿Que hay mas allá de los síntomas?

Arthur Janov, psicólogo, psicoterapeuta y escritor estadounidense, desde su libro el Grito primal describe muy bien los mecanismos que se ponen en marcha a partir del dolor emocional. Ciertamente el dolor emocional no tiene diferencia con el dolor físico, excepto en que este último  tiene una localización definida.

Me llama mucho la atención como a pesar de sentirlo, las personas dejamos para “después” el prestarle atención y hacer foco en aquello que nos está sucediendo.

Cuando una persona siente mucho dolor por un acontecimiento o por una suma de acontecimientos dolorosos que se acumulan en un periodo de tiempo de su vida , en especial durante su niñez: se dispara un mecanismo de defensa hacia ese dolor. Al igual que sucede cuando sentimos dolor físico y este se hace muy agudo , el individuo se desmaya puesto que su cerebro apaga literalmente la maquinaria para que ese dolor no sea sentido.

En el caso del dolor emocional no hay desmayo alguno , simplemente ese dolor es pasado al inconsciente y la persona literalmente se desconecta parcialmente de la realidad para poder seguir con su vida. Pero esa desconexión tarde o temprano comienza a provocar conflictos en la vida cotidiana afectando las relaciones, trabajo, pareja , hijos e incluso provocando enfermedades físicas. Llamamos a esto: “los síntomas” Paradójicamente cuando aparecen hacemos foco en ellos y comenzamos a combatirlos o acallarlos. Cada persona lo hace de una forma diferente. Sin embargo el síntoma es solo un aviso, un aliado que nos indica que algo sobre lo que no tenemos conciencia debe ser mirado.

Este proceso puede abordarse desde muchas prácticas terapéuticas: una de ellas son las Constelaciones Familiares

Resumiendo, las Constelaciones Familiares permiten liberar cargas emocionales, aumentar nuestro bienestar y el de nuestros seres queridos.

Sin esa liberación no hay plenitud en nuestra vida

¿Quiénes pueden beneficiarse con las Constelaciones Familiares?

  •  Personas que tropiezan  repetitivamente con el mismo obstáculo.
  • A las que les resulta difícil mantener una relación de pareja
  • A las que se sienten excluidas (en la familia, en el trabajo, en los grupos sociales)
  • A las que no se sienten a gusto en ningún trabajo, a las que no encuentran sentido a su vida.
  • A las personas presas de alguna adicción
  • A las personas que han sufrido accidentes, a las personas con enfermedades.
  • A las víctimas de otras personas y a los verdugos que generan víctimas.
  • A las personas que sienten que no son dueños de su presente.
  • Alos padres que deseen liberar su cargas emocionales para su bienestar y en especial para el de sus hijos
  • A las personas que desean mejorar.

¿Cómo es un taller de Constelaciones Familiares?

Nuestro cuerpo contiene toda la información emocional , nuestra y de nuestro núcleo familiar incluso de nuestros ancestros. Independientemente de que la misma este en nuestro cociente o nuestro inconsciente. De manera que en las Constelaciones familiares es la herramienta principal.

La persona que constela no participa activamente sino que observa junto al constelador lo que sucede.

En la sala algunos asistentes que son elegidos por el constelado para representar un rol determinado que es significativo en el tema que esa persona ha venido a tratar. Los representantes se mueven en el espacio siguiendo sus impulsos (no sus pensamientos) e interaccionan o no con el resto . Poco a poco se comienza a ver una configuración espacial que permite observar la dinámica en la que están actuando , qué los une , cuáles son sus intenciones y en definitiva el constelado recibe una gran información que le permite comprender más profundamente eso que le sucede.

Pero no se trata solo de información, puesto que esta práctica pone en movimiento, hacia la evolución, aquello que se encontraba trabado por alguna creencia sistémica.

Hasta ahora pese a los esfuerzos de los consteladores no he leído, ni encontrado dentro de mis palabras, un texto que refleje fielmente el fenómeno que se produce en una Constelación Familiar. Es una vivencia que hay que experimentar para poder comprender y que aun así tras muchas talleres como constelador y como constelado me sigue sorprendiendo.

¿Cada cuánto tiempo puedo constelar?

Como dice Berth Hellinger  los efectos de las Constelaciones Familiares se ven los resultados posteriores de la vida del constelado.  a partir del momento de la constelación se pone en movimiento una nueva energía en el constelado que pronto percibirá en sucesos de su vida cotidiana. Después de una constelación es importante no racionalizar lo sucedido Justo lo contrario simplemente dejarlo estar y dedicarnos a sentir plenamente cada instante de nuestra vida. La energía del cambio no se rige por nuestros tiempos sino que evoluciona a su ritmo , por eso las expectativas muchas veces interfieren en un cambio verdadero y profundo. Estos cambios se comienzan a ver en los próximos diez días y hasta los seis meses de la constelación Por lo cual un tiempo prudente para volver a constelar va ms allá de las tres semanas como mínimo.